Echo & The Bunnymen: “No es nostalgia: es magia”

El grupo británico remodela su repertorio en ‘The stars, the oceans & the moon’, el disco que da pie a su concierto de este jueves en Razzmatazz

Ocho años después de su última visita a Barcelona, Echo & The Bunnymen reaparece este jueves (Razzmatazz, 21.00 horas, dentro del Room Festival) con un extraño nuevo disco bajo el brazo: ‘The stars, the oceans & the moon’, reconstrucción de 15 canciones del grupo con nuevos arreglos y ocasionales orquestaciones. Hablamos con Ian McCulloch, cantante y timonel, junto al guitarrista Will Sergeant, de esta banda surgida en Liverpool en 1978.

¿De dónde salió la idea de regrabar estas canciones?
Surgió hará unos tres años. Me pareció interesante recuperar esas canciones para que llegaran de otra manera al público actual. Pensaba grabar un disco con canciones nuevas, pero hablándolo con la compañía se decidió tirar primero adelante este proyecto. No lo veo como un disco de versiones, sino como una oportunidad de enfocar las canciones desde otros ángulos, con cuerdas, por ejemplo. La nueva versión de ‘The killing moon’ es una clara muestra.

¿En qué sentido?
Hay un encantamiento ahí, una brujería. En la música me gustan esos aspectos, más que el rock’n’roll. Para mí ni siquiera es nostalgia; es magia, que permanece. El disco no es un ‘grandes éxitos’, sino la mejor compilación posible para mí, aquí y ahora, con algunas de las grandes canciones de una de las mejores bandas de la historia.

¿Diría que su actitud vocal es otra clave del disco, quizá menos ansiosa, más serena?
A veces, cuando escucho algunas interpretaciones vocales mías del pasado me siento avergonzado: sueno un poco como imitando a David Bowie. Él fue una gran influencia para mí, pero cuando me escucho me pongo las manos en la cabeza. ‘Oh, Dios mío, ¿qué estoy haciendo?’. Prefiero mi voz de ahora, creciendo con las canciones. Mi forma de cantar ahora es más real, se verá en el próximo disco. Ya no hay rastro de aquella actitud de mirarse al espejo, de pose… [canturrea en un tono muy agudo, imitando a una diva]. Mi voz es mi mejor arma. Mejor que los pinceles de Picasso. ¡Así es como lo veo!

En el disco hay dos canciones nuevas. ‘How far?’ hace pensar en David Bowie y su guitarrista de los Spiders from Mars, Mick  Ronson.
Mick Ronson, definitivamente. Esas guitarras… Es como volver a 1972, escuchándolo con mis auriculares. Es lo más cerca que puedo llegar. Había ese tipo de vibración cuando la grabamos. Algo muy real para mí.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*